Las posturas invertidas en el Yoga Iyengar

Publicada en

Las posturas invertidas en el Yoga Iyengar

Pixie Lillas explora el motivo detrás del énfasis sobre las posturas invertidas en el Iyengar Yoga, tales como Sirsasana (paro de cabeza) y Sarvangasana (paro de hombros).

Cualquier persona que practique Yoga Iyengar habrá notado la importancia que se le da a las varias posturas invertidas, y cómo estas posturas forman parte de toda secuencia, en cada clase. Algunos alumnos se alegran y las disfrutan, otros luchan para encontrar la alineación correcta de su cuello u hombros, y quizás desearían que hubiese menos práctica de este particular tipo de Asana.

¿Por qué se le da tanto énfasis a estas posturas?

El paro de cabeza y de hombros eran considerados por el Sr. Iyengar como piezas centrales de la práctica de yoga. A menudo son llamadas, quizás de manera pintoresca, “el rey y la reina” o “el padre y la madre” de las Asanas, y son aquellas que deberían mantenerse aún si el resto de la práctica disminuye. Ofrecen un beneficio psicológico enorme, mientras que permite trabajar las piernas y las caderas, libres de cualquier carga de peso.

En términos generales, el invertir de esta manera el cuerpo estimula a los principales sistemas del cuerpo humano (circulatorio, respiratorio, nervioso y glandular) y le proporciona descanso al corazón. El paro de cabeza es una postura más estimulante y vigorizante. El flujo sanguíneo hacia el cerebro ayuda a aumentar la memoria y la concentración, y mejora la capacidad mental y la estabilidad emocional. El paro de hombros es una postura que nos nutre. Enfría y brinda silencio, y es de gran ayuda a la salud glandular y hormonal. Las dos posturas en conjunto brindad equilibrio al cuerpo y a la mente. También se dice que revela cómo nos sentimos verdaderamente. Nos darán un empujón si estamos decaídos y necesitamos seguir trabajando, pero si estamos realmente exhaustos nos indicarán que vayamos a la cama y descansemos.

La práctica de estas posturas invertidas trae aún más beneficios para la salud. Fortalecen los pulmones y asisten para remover congestiones y catarro, siendo esto particularmente importante en los meses de invierno. Ayudan a encontrar regularidad en la digestión y en la eliminación, de manera tal falicitando una nutrición adecuada para el cuerpo, tanto como para eliminar toxinas dañinas. Traen vitalidad a nuestras partes más flojas.

Para las mujeres, el equilibrio hormonal es asistido por la práctica de las inversiones. Durante el embarazo, si ya son parte de la práctica de uno, ayudan a estabilizar al sistema en este delicado tiempo. También son útiles en casos de prolapso del útero y desórdenes menstruales.

En resumen, las posturas invertidas traen buena salud y bienestar, desde el interior hacia el exterior. El paro de cabeza tiene efecto principalmente sobre el cerebro y ayuda a desarrollar un cuerpo vigoroso, una espina fuerte y una mente disciplinada. El paro de hombros ofrece alguno de los mismos beneficios, pero brinda de una mayor manera una sensación de paz. Es una postura excelente para la convalecencia, además de ser una de las posturas que fortalecen el sistema de modo tal de evitar de mejor manera las enfermedades.

Sirsasana y Sarvangasana se suelen practicar juntas, como parte de una misma secuencia. Es posible realizar sólo el paro de hombros, pero no se recomienda que se practique sólo el paro de cabeza. Necesita del efecto equilibrante de el paro de hombros para mantener la armonía en el cuerpo. En el núcleo de la práctica de yoga y su filosofía uno siempre se acerca hacia esta búsqueda del equilibrio. Si hacemos algo estimulante para el sistema, necesitamos equilibrarlo con algo que enfríe. En la India, la comida picante se suele acompañar con yoghurt para enfriar su fuego. Se cree que la energía recibida de determinadas posturas durará por mayor tiempo y será más beneficiosa si se valora y se mantiene la armonía y el equilibrio.

No practique inversiones si está menstruando, si tiene presión alta, infección en los oídos o si sufre de desprendimiento de retina. Es mejor consultar con su instructor si ha tenido lesiones o problemas de cuello, o si tiene preguntas específicas con respecto a las posturas invertidas.

Caso contrario, aprenda de buena manera las posturas cimiento: Tadasana, la postura del perro hacia abajo (Adho Mukha Svanasana), las posturas de pie y de sentado, ya que todas prepararan a sus brazos, espina y piernas para Sirsasana y Sarvangasana. Llegado tal punto estará listo para disfrutar de las recompensas ofrecidas por la práctica regular de estas Asanas.

Artículo original en inglés, por la autora, Pixie Lillas:
https://balmainyoga.com/inverted-postures-iyengar-yoga/

Traducido por Osvaldo Andrés Glustein.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *